jueves, 24 de agosto de 2017

Gimme the power


                                         
                                                   Fotografía de Miguel Gallego Ballester



De las maneras vulgares de conocer el mundo,
El amor y el poder atraviesan los siglos.
Ayer, cuando el individuo era sospecha,
No cesaba la pulsión de la persona.
El cuerpo concreto y el cuerpo social.
El interior físico y el interior público.

Penetrar cuerpos, dominar masas.

Hoy es hoy: pornografía y sombra del eros.
Democracia y supermercado.
Funerarias y seguros de vida.
Usura es la palabra,
la palabra del loco.

martes, 30 de mayo de 2017

El caballo de Turín
















Sobre la nada, todo en Béla Tarr.
Una enzima sin control en Via San Carlo:
nuestro hermano el caballo,
nuestras hermanos los gusanos,
un golpe de luz posthumana,
un viento duro,
un siroco en tierras del norte.
Polvo que todo lo inicia y todo lo borra.
"Mamá, soy tonto".
¿Eso dice?
Sí, eso dice.
No está mal, después de todo,
después de nada.

Pocos gestos son la herencia:
calentar agua,
abrochar un botón.
La ideología de abrochar un botón,
la otra, la de las ideas, nos está matando.
"Tocar y por tanto arruinar
y de este modo conseguir",
dice.

La única verdad es una patata,
una patata caliente,
esa es la herencia,
una patata caliente para comer en silencio,
en silencio y a oscuras
con el eco de las tonterías de siempre.

Recuerdo un kindergarten salvaje,
cuando los gitanos gritaban:
"¡El agua es nuestra,
la tierra es nuestra!
¡Ven con nosotros a América!".

Pero esto fue sagrado,
aquí estuvo el Señor.

"Ya está",
hasta las brasas se han apagado.